No hay una segunda oportunidad de causar una primera impresión. Por eso, es importante el packaging de un producto. Según estudios de marketing lo que invierte un consumidor en la decisión de compra son veinte segundos al mirarlo y ocho segundos en tomar la decisión si lo compra o no. Este tiempo es crucial para generar empatía entre el producto y el cliente.

Basados en las tendencias de unboxing, muchas marcas se dieron cuenta que la experiencia del cliente abriendo la envoltura del producto generaba emociones y sensaciones inconscientes como exclusividad, cercanía y alegría. De hecho, esto nos ha pasado a todos en alguna oportunidad, cuando hemos comprado algo por el envoltorio. Cada día es más habitual en las redes sociales ver cómo las personas graban al desempacar los productos y narran la experiencia de cómo lo recibió y sus atractivos.

En este blog te hablaremos sobre las funciones que debe cumplir un buen packaging:

Un empaque debe contener, informar, diferenciar, atraer y vender.

Contiene: El principal motivo de un empaque es contener el producto. Ya sea para transportarlo fácilmente o protegerlo ante cualquier daño. Tanto al ser trasladado desde la fábrica, el punto de venta o el consumidor; el packaging previene que el producto sufra cualquier percance. 

Informa: Un buen diseño de packaging va más allá. Además de proteger y conservar el producto, también informa al posible consumidor sobre el mismo con  todo lo necesario. Un buen envase es capaz de decir qué es lo que podemos esperar del producto que se encuentra dentro. 

Diferencia: Un buen diseño de empaque se convertirá en la mejor carta de presentación. A la vez, ayudará a que la compañía se diferencie de otras que ofrezcan productos similares. Un logo bien situado, un esquema de colores bien utilizado, una forma específica y texturas, son técnicas enfocadas a que el consumidor sea capaz de identificar el producto sólo viendo el envase. 

Atrae: Para realizar un buen diseño de packaging no basta con tener una buena idea. Se llevan a cabo estudios sobre el uso y significado de formas geométricas, colores, posición de elementos, texturas, etcétera. Todo ello para diseñar el envase más atractivo posible. Eso sí, respetando el manual de la marca o la naturaleza del producto. 

Vende: Un buen empaque, además de cumplir con todas estas características, vende por sí mismo el producto que contiene. Si el envase cumple con los requisitos y culmina vendiendo el producto, ¡Buenísimo! Se ha logrado un perfecto diseño de packaging.

Con estas características tu producto será diferenciado en el mercado y adquirido con mayor satisfacción por su presentación.

AUTOR: ROSANA ESCALONA

EN FIN, EL CLIENTE ESTÁ DISPUESTO A PAGAR UN POCO MÁS SI RECIBE SU PEDIDO EN UN PACKAGING ELABORADO. POR ESO, SI TIENES EN MENTE UNA IDEA PARA TU PRODUCTO O EL LANZAMIENTO DE UNO NUEVO ¡ESCRÍBENOS! EL DISEÑO Y ELABORACIÓN DÉJALO EN MANOS DE EXPERTOS.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *